Follow by Email

Páginas vistas en total

LA CREACIÓN DE LA RED INTERNACIONAL

En 2018 CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN DERECHO EDUCATIVO EN BRASIL



sábado, 11 de julio de 2015

EL DERECHO EDUCATIVO DEBE CAMBIAR LA NATURALEZA DE LAS NORMAS

El Derecho hasta hoy fue concebido para la manipulación de la sociedad y lo realiza por medio de la intimidación y de la amenaza explícita o implícita en el contenido de sus normas. Se ha convertido a las normas en el principal recurso y/o herramienta con que los poderes mundiales gobiernan a la población del planeta.
                El derecho que nos rige hasta ahora se ha basado en la amenaza de la sanción para su cumplimiento, toda norma lleva incita la coacción para su acatamiento; y si buscamos el significado de coacción en el diccionario jurídico, este nos define a la misma como: “Fuerza o violencia que se hace a una persona para obligarla a decir o ejecutar algo”. Es decir que la persona cumple lo rescripto en la norma por MIEDO a la sanción y no por convencimiento de la necesidad de su cumplimiento.
                La Real Academia Española define en su diccionario que el miedo es “una perturbación angustiante del estado del ánimo ante una situación de riesgo o daño, sea este real o imaginario”. La amenaza de castigo en las normas activa en el ser humano una serie de mecanismos que se manifestaran en el cuerpo como una reacción de estrés.
                Advertimos de ese modo que el MALTRATO se encuentra enmascarado en los usos del derecho, si bien muchos usos sociales están siendo dejados de lado o reemplazados por otros, aun siguen vigentes en las normas que son utilizadas para regir a la sociedad y a la escuela.
                Las violencias más difundidas socialmente hasta ahora son la de género y el abuso infantil, dejando de lado la VIOLENCIA DE LAS NORMAS Y SU MANIPULACIÓN.
                No existe posibilidad alguna de ignorar que la manipulación es una de las maneras más perversa de MALTRATO. Una sociedad en la que la manipulación es moneda corriente entre los individuos que la integran expresa una conducta social anacrónica y brutal.
                Es decir que si seguimos ignorando la violencia que nos entrega las normas basadas en la coacción estamos ejerciendo maltrato y violencia que engendra más violencia alejándonos de los valores que pregona la cultura de paz. También con este procedimiento provocamos la emociones toxica que emanan del miedo, como la ira, los celos etc.
                Entendemos que la única manera de escapar de la asechanza del miedo y las manipulaciones que se ejercen por medio de las normas actuales, es formar a la comunidad educativa para que formalice disposiciones de convivencia cuyo contenido se basen en la emoción del amor y en todas las emociones que emanan de él.
                Cuando las normas –como sucede comúnmente- son impuestas por terceros, sin la participación de todos, no existe hacia el ser humano el  debido respeto y se presta para la manipulación por intermedio de la coacción, al no darte participación en su concreción, da por hecho que no eres lo suficientemente capaz o inteligente para su realización, tratando por este medio controlarte y quitarte tu libre albedrío.
                En cambio cuando los integrantes de la comunidad educativa participan en la concreción de la norma se pondrán de acuerdo y buscaran satisfacer el objetivo común, sin tratar de controlarse los unos a los otros. Es decir que la norma que se realiza con la intervención de todos los integrantes de la comunidad, sin egoísmos y consiente del objetivo común, los hace responsable a todos del cumplimiento de lo normado.
                Por contrario lo realizado por terceros con la amenaza de la sanción como miedo para su acatamiento provocará el intento de evitar la responsabilidad de su cumplimiento.
                Es por eso que en la nueva escuela las normas de convivencia tienen que hacerse con la participación de todos los integrantes de la comunidad educativa, sintiéndose protagonistas, y pensando siempre que todos y cada uno son lo suficientemente capaces para hacer lo mejor para la escuela y la sociedad.

EL Derecho Educativo debe formar en el amor.
               
  La naturaleza del Derecho Educativo es el amor.Al hablar de amor, nos referimos al amor incondicional, que existe cuando no hay posesión, cuando no hay condena, cuando no se realizan las ambiciones personales.
                Como expresamos en documentos anteriores las normas que sustenta la escuela actual tienen el mismo sentido de las creencias de sus protagonistas. Los actores educativos en la actualidad valoran todo lo que proviene de la mente racional, acorde con una sociedad sumida en la práctica de valores y creencias totalmente materialistas.
                Hoy la escuela y la sociedad necesitan formarse en el conocimiento y la práctica de hábitos y emociones que desarrollen en el alma humana la cultura del amor y el rechazo del miedo como herramienta de manipulación por parte de la norma para lograr su cumplimiento.
                Si reflexionamos que cuando cumplimos un mandato normativo por miedo a la amenaza de la sanción que contiene la misma, lo hacemos por evitar un castigo y no por estar colaborando con el bien común.
                Siempre hemos convivido con normas autoritarias que basadas en el miedo creaba nuestras obligaciones diarias; por eso ahora proponemos crear en la escuela normas basadas en el amor, cuyo cumplimiento se fundamentará en la concientización de la responsabilidad de todos para cumplirlas y ayudar a cumplirlas.
                Una norma de convivencia basada en el amor no tiene expectativas, en cambio la que se basa en el miedo está llena de expectativas, acatamos el mandato normativo porque suponemos que tenemos que hacerlo y esperamos que los demás hagan lo mismo, y si no se cumple nos sentimos victimas, culpamos a los demás por no satisfacer las expectativas.
                Cuando las normas de convivencia se basa en el amor, no tiene expectativas, hacemos lo prescripto porque tenemos la conciencia de que su cumplimiento es útil para nosotros y para toda la comunidad ya que se basa en el bien común.

                Cuando cumplimos las normas por miedo a que no sancionen, estamos atentos a escaparnos de nuestra obligación sin tener conciencia de la bondad de su cumplimiento y solo sentimos resistencia a hacerlo. En cambio la norma basada en el amor, no tiene resistencia, ya que lo hacemos por el bien de la comunidad.