Follow by Email

Páginas vistas en total

LA CREACIÓN DE LA RED INTERNACIONAL

En 2018 CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN DERECHO EDUCATIVO EN BRASIL



martes, 30 de julio de 2019

LA ENSEÑANZA DEL DERECHO EDUCATIVO


Desde hace unos años han comenzado a profundizarse reflexiones e investigaciones sistemáticas dirigidas a plantear y resolver los problemas del derecho a la educación.
                Esta preocupación que está en el marco de la transformación profunda del sistema educativo, se debe tanto a fenómenos internos y externos del ambiente de la educación y se vincula a desafíos generalizados de las políticas que buscan los actuales sistemas educativos.
                De un tiempo a esta parte el derecho que conforma el sistema normativo de la educación, se ha tornado complejo, y por lo tanto es necesario su estudio e investigación, como un reclamo urgente de las sociedades contemporáneas.
                Por otra parte, la enseñanza del Derecho Educativo aparece hoy como un área estratégica y de investigación, en cualquier proyecto de cambio de la legislación educativa en particular y de las normas sociales en general.
                De allí la importancia fundamental de valorar la relevancia de la capacitación docente y de los integrantes de la comunidad educativa en el estudio del Derecho Educativo.
                Es por ello, que en la actualidad se hace necesario ofrecer un espacio educativo; para el conocimiento, la reflexión y el análisis; de una de las materias clave e indispensable para la transformación del sistema educativo y la sociedad actual.
                A pesar de la perdida de importancia del derecho como factor hegemónico en la resolución de conflictos sociales, producto de un desplazamiento del mismo por otros sectores de poder, como la economía y la administración, sin embargo el derecho sirve a una necesaria racionalización del poder y es un componente esencial de las relaciones y estructuras sociales.
                Existe una crisis de los modelos jurídicos, que no es solamente una causa de eficacia del aparato jurídico dominante, sino un problema de fondo estructural y vinculado a las transformaciones vertiginosas que se están produciendo en la sociedad y por ende en las escuelas que están insertas en la misma.
                Es que la sociedad, la cultura y la educación, viven un proceso de transición en el que conviven conflictivamente, los paradigmas que van perdiendo vigencia, con los que se están construyendo.
                La internalización de la estructura jurídica, producto de la globalización, ha llevado al descubrimiento de nuevos espacios sociales y educativos del derecho, que hace necesarios su estudio e investigación.

                Hay que tener en cuenta que la actual globalización va mucho más allá del área de la economía y las finanzas, traspasando las fronteras de los estados, hasta llegar a  transformar los limites socio-educativos, planteando nuevos comportamientos de las estructuras jurídicas.

                Hasta hace poco, las cuestiones fundamentales de la enseñanza del Derecho Educativo giraba alrededor del análisis y la exegesis  de las normas y del sistema jurídico, por ello se denominaba a la materia “Legislación Educativa” en carreras de formación docente, y se ignoraba como tal en las carreras de derecho.

                El Derecho Educativo actual se estudia e investiga como una materia que abarca la totalidad del espacio cultural de la sociedad y se vincula al descubrimiento de nuevos espacios, actores y roles sociales.

                Ante la situación que vivimos, en la cual las normas que regulan el comportamiento humano van perdiendo validez, se manifiesta una descomposición y colapso de la estructura social, por los cambios que se están produciendo, provocando incertidumbre y desencuentros entre los tiempos del derecho y los tiempos sociales, se hace necesario por lo tanto, la estructuración de un nuevo contrato social.

                De allí surge la propuesta de un nuevo mundo jurídico utilizando como instrumento el modelo jurídico multidimensional y como herramienta el Derecho Educativo, para de ese modo lo  transitar nuevos caminos de legitimación.

                En definitiva la enseñanza, el estudio y la investigación del Derecho Educativo en la sociedad actual, es ineludible y urgente realizarlo, como una actividad humanística, en el orden nacional e internacional.



Les solicito a todos los interesados en aprender el Derecho Educativo, inscribirse en esta página, para recibir información sobre los cursos, seminarios y talleres que se proyecten en el futuro.

Dejar el mail, para comunicarse.


lunes, 22 de julio de 2019

EL DERECHO EDUCATIVO APOYA LA EDUCACIÓN EMOCIONAL Y ESPIRITUAL


La sociedad actual ha experimentado una gran evolución a lo largo del tiempo, y, como tal, la educación debería adaptarse a las necesidades de esta nueva realidad social, sin embargo, seguimos aprendiendo de la misma forma que aprendían nuestros mayores, a base de memorización de contenidos teóricos que olvidamos tiempo después de haberlos aprehendido.
   
                
La educación debe centrarse en el desarrollo integral de las personas, bregar por el crecimiento personal y social, acompañando el desarrollo de la capacidad creativa, basándose en la singularidad de cada educando.

                
Hoy en día hay que establecer programas de educación emocional y espiritual en el aula de todos los días, como complemento a la formación integral.

               
La ejecución de estos programas debe darse en forma paralela y continuada con la actividad propuesta por el Derecho Educativo para el desarrollo de la convivencia (PDECE), para la formación de todos los miembros de la comunidad educativa.

                
Cada vez con mas frecuencia se habla de educación espiritual, de la creciente necesidad de educar las emociones desde las primeras etapas de la niñez.

                
Es necesario formar a los educandos en lo emocional, la empatía y la creatividad.

                
En la actualidad es necesario dirigir la educación a las características socioemocionales de los alumnos, hacia su centro de interés, obviando la necesidad de alcanzar un objetivo final común para todos.

                
Ahora es el momento en que las emociones deben ser educadas a favor de una buena convivencia.

                
Creemos desde el Derecho Educativo que hoy es urgente incorporar a la educación emocional y espiritual como algo inherente al aprendizaje académico.

                
En la escuela actual los efectos sobre variables socioafectiva (por ejemplo, la autoestima), son prácticamente nulas.

                
El Derecho Educativo aboga por el desarrollo integral de las personas, por su crecimiento personal y social, por la formación espiritual y por el desarrollo de la capacidad creativa, basándose en la singularidad de cada individuo.

                
Con el avance de la tecnología, en la era del conocimiento, debemos acompañar a los educandos a conocer como acceder a esos conocimientos y a desarrollar un espíritu crítico, que lo haga reflexionar para llegar a ser unas personas integras, capaces de convivir en sociedad.



miércoles, 10 de julio de 2019

EL DERECHO EDUCATIVO PACIFICA LA ESCUELA


Cuando hablamos de una nueva escuela debemos imaginarnos una escuela espiritual y emocionalmente distinta a la que conocemos, donde se vive todos los días sin juzgar a los demás, sin criticar; donde no sentimos la necesidad de tener razón, ni de decirle a nadie que está equivocado; donde te respeta a ti mismo y a los demás y todos ellos te respetan a ti.

Usemos al Derecho Educativo para crear una escuela distinta, destinada a convivir con paz y tranquilidad, con mucho amor incondicional hacia todos los integrantes de la comunidad educativa, un lugar donde no te apegas a nada, no temes ser rechazado y no sientes la necesidad de ser aceptado para estar feliz.

Aunque parezca algo utópico o ideal, se puede lograr, las condiciones para hacerlo es cambiar nuestro punto de vista, nuestra forma de ver las cosas y controlar las emociones toxicas.

Solo vivir en el amor incondicional te traerá paz interior y cambiará tu percepción de todas las cosas.
Abrirnos a los sentimientos positivos y aprender a trabajarlos a las emociones toxicas, es la clave para concretar una escuela distinta con relaciones interpersonales más auténticas.

Esta forma de escuela es posible y está en las manos de cada uno de los integrantes de la comunidad educativa poder lograrlo.

Hoy se conoce como educación integral aquella que ve al sujeto de manera total, teniendo en cuenta su pensar, su sentir y su hacer.

Una de las partes importantes para el niño escolar, es la construcción de su propia imagen, ya que es un hito fundamental de su evolución.

Nuestra sociedad de consumo intenta permanentemente que la escuela no cambie, que no maduremos, que siempre nos definamos a partir de la mirada de los otros, para así convencernos y vendernos sus productos constantemente.

En nuestra cultura los medios de comunicación masiva nos enseñan que debemos ser como los modelos expuestos por los medios audiovisuales, y, de este modo nos señala los productos que debemos consumir para lograrlo.

Asumamos que no somos los dueños de la verdad, y que el otro no está equivocado, sino que cada uno puede pensar, sentir y vivir de modo diferente, aceptándonos los unos a los otros, aprendiendo a integrarnos y convivir sin exclusiones.

No permitamos la masificación, enseñemos en la escuela que no somos idénticos a un modelo, formemos conciencia en los educandos de ser uno mismo y sentirnos felices con nuestra identidad, a sentirnos únicos, irreemplazables e irrepetibles, es decir perfectos.


EL DERECHO COMO INSTRUMENTO DEL CAMBIO SOCIAL

El Derecho Educativo es la llave para ayudar al cambio de aptitud en la comunidad escolar. Las normas de convivencia constituyen técnicas de motivación social, o sea instrumentos para inducir a los humanos a comportarse de determinada manera.

Los acuerdos tienen por objetivo la construcción de consensos por parte de la comunidad educativa.

El fin principal de crear acuerdos es el de reemplazar toda norma impuesta en forma autoritaria desde el exterior de la unidad escolar con obligación de acatarla sin haber participado en forma directa en su elaboración.

El Derecho Educativo traducido en acuerdos de convivencia construye puentes en las relaciones interpersonales de la comunidad escolar.

El Plan de Derecho Educativo para la Convivencia Escolar (PDECE) aconseja que para lograr acuerdos de convivencia se debe trabajar en talleres que enseñen valores, y que el objetivo es el bien común y el respeto al libre albedrío.

El fin de las normas de convivencia no es la información de los integrantes de la comunidad educativa, sino la transformación personal de cada uno de ellos.

No es la instrucción por medio de lo dispuesto literalmente, sino la construcción de entendimientos interpersonales, el objetivo real de los acuerdos.

Todo esto debe completarse cuando al volver a sus casas, en familia, en la vida diaria, se pone en práctica lo aprendido en los acuerdos de convivencia aceptados.

El Derecho Educativo debe ser un instrumento para la unión de la comunidad escolar y no para el juzgamiento y la sanción.

Para evitar formular normas incorrectas el integrante de la comunidad educativa debe despojarse de razones e intereses personales o corporativos, usar la empatía y los valores previamente concertados, dejando de toda creencia, o todo contenido ideológico y dogmático.

En forma de síntesis debemos decir que para eliminar la violencia y pacificar las escuelas, debemos aprender a SER y a convivir teniendo presente que debemos educar a eliminar:

1)      La competencia.

2)      El conflicto.

3)      La confrontación.

4)      El juzgamiento.

5)      La Sanción.

6)      El individualismo, traducido en premio al mejor.

7)      El autoritarismo
.
8)      La manipulación por medio del premio o del castigo.

9)      No quejarse.

10)   No culpar.

11)   No amenazar.

12)   No perseguir
.
13)   No criticar.

14)   No sobornar.

15)   Eliminar las diferencias de todo tipo priorizando la inclusión.

En definitiva para terminar: pacificar la escuela significa acostumbrarnos a no permitir que nos controlen ni querer controlar a las personas que nos rodean, imponiendo puntos de vista, sino tomar conciencia de que las normas de convivencia que participamos y aceptamos, las hemos creado para lograr el bien común y son lo mejor para mí y para los demás.