Follow by Email

Páginas vistas en total

LA CREACIÓN DE LA RED INTERNACIONAL

En 2018 CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN DERECHO EDUCATIVO EN BRASIL



lunes, 26 de febrero de 2018

EL DERECHO EDUCATIVO ES NATURAL Y EXIGIBLE


Parece obvio que el hablar de Derecho Educativo nos estamos refiriendo a situaciones normativas escolares que están estipuladas en disposiciones del derecho positivo nacional y/o internacional.
                
El Derecho Educativo al igual que los derechos humanos tienen origen; no en el orden jurídico positivo que le otorga un “sistema establecido”; sino en el derecho natural universal.
                
Es por esto, que el reconocimiento del Derecho Educativo y los derechos humanos se fue materializando con el desarrollo espiritual de la humanidad.
                
Es decir, que al margen de ser reconocidos por el sistema de un aparato coactivo estatal o internacional, los principios del Derecho Educativo son universalmente válidos, independiente de su reconocimiento efectivo por ciertos sistemas, órganos o individuos.
                
A la altura del desarrollo y evolución de la humanidad, debemos abandonar el prejuicio esencialista de que debe haber un único concepto de derecho.
                
No todo derecho da a su titular la facultad de desobligar a quien tiene el deber correlativo, existen derechos irrenunciables, y en especial, derechos acerca de conductas que son a la vez el contenido de deberes, tal es el caso del Derecho Educativo.
                
Identificar a los derechos con intereses, es un dilema tradicional del derecho subjetivo materialista y consumista.
                
Los derechos individuales deben estar supeditados, para su validez y ejercicio, al bien común.
                
No deben tener validez todos aquellos derechos individuales y corporativos que constituyen restricciones u obstáculos a la prosecución del bien común.  
                
El objeto del derecho tiene que ser algo que beneficie a la comunidad.
                
No basta que se trate de un derecho que sea correcto reconocer, o incorrecto privar a un individuo o corporación, para que sea el contenido de una norma, debe ser algo que se supone beneficioso a la comunidad.
                
Por ejemplo no puede un derecho gremial (corporativo) privar a la comunidad del derecho a la educación.
                
Un rasgo distintivo del Derecho Educativo y los derechos humanos es que ellos versan sobre principios naturales de fundamental importancia para la sociedad.
                
No existe derecho alguno por encima del Derecho Educativo.
                
Conclusión: El Derecho Educativo tiene una importancia primordial para la sociedad actual.



viernes, 16 de febrero de 2018

EL DERECHO EDUCATIVO Y UNA TRANSFORMACIÓN NECESARIA


La educación escolar en la actualidad, cuando se comienza la formación, no se habla del “Ser”, no se instruye sobre el ser humano y mucho menos sobre las emociones.
                
En cambio nos infunden la idea del hacer y del hacer con esfuerzo. Se nos enseña a razonar, a pensar y nunca a sentir a percibir, a agudizar los sentidos y los mensajes que estos nos envían.
                
Nuestros padres y luego la escuela nos enseñan a definirnos desde el “Hacer” en la vida de todos los días, porque nuestra sociedad no está acostumbrada a conectarse con el concepto de “Ser”.
                
Nuestros planes de estudio están direccionados a formarnos en el “Hacer”. Nos educan que no podemos parar de hacer, hacemos todo el tiempo y esto está asociado al esfuerzo, a la tarea escolar. “Hacer” implica esfuerzo y hacer mucho implica mucho esfuerzo.
                
El único que hace esfuerzos para “Ser” es el hombre.
                
La naturaleza no hace esfuerzo para “Ser”.
                
Todo lo que nos rodea es.
               
Nosotros también somos, pero no obstante ponemos en marcha la acción y el esfuerzo, para hacer y seguir haciendo. 
                
Hoy la educación nos forma con el concepto de que para que las cosas ocurran algo hay que hacer.
               
La vida nos demuestra que no requiere esfuerzo ni tanta acción, que ella fluye fácil, sin tanto esfuerzo, pues el simple y básico hecho de “Ser” tiene una fuerte influencia en nuestro alrededor.
                
En la educación actual se forma a los educando con la confusión de que para “Ser” hay que hacer y tener.
               
Tenemos que empezar a transformar la educación, porque “Ser”, ya somos desde el momento de nacer, de ver la primera luz. Pero a partir de allí se empieza con la confusión entre “Ser” y “Hacer”.
                
El “Ser” seria la expresión más acabada del hombre en cuanto a ejercer su propósito en la vida.
                
Nosotros como la naturaleza, desde que nacemos somos sin necesidad de “hacer” nada, pero nos enseñan que debemos poner en marcha la acción y el esfuerzo para hacer y seguir haciendo.
                
La educación “Prusiana” que sigue vigente en nuestras escuelas, está concebida para formar soldados para la guerra y trabajadores para la industria.
                
Nuestras escuelas deben cambiar y formar al educando extrayendo de su interior los dones y talentos de cada uno, y no seguir inculcando conceptos que buscan lograr hombres útiles al sistema de “trabajo esclavo” que se busca hoy en el sistema escolar.
                
La educación basada en la doctrina del esfuerzo está asociada a una tarea a cumplir, en una tarea que tiene que terminar en un tiempo definido, y cuando más urja darle fin, deberá poner más esfuerzo en apurarse y finiquitarla.
                
Como resultado de esta formación las personas no están acostumbradas a sentir u conectarse con los sentimientos. Están formados para hacer y hacer con esfuerzo.
                
En definitiva debemos cambiar la educación de hoy, porque no se enseña el tema del “Ser”, confundiendo el “Ser” con el “Hacer”.



lunes, 12 de febrero de 2018

UNA VISIÓN PARA LA PAZ


La necesidad de construir un Derecho Educativo para la Paz, proceso siempre permanente, desde un paradigma que oriente la forma de comprender el mundo y las relaciones que se dan en el seno de nuestras sociedades, venciendo los desafíos del siglo XXI y superando la violencia por medio de la implementación y difusión de la Cultura de Paz, es el objetivo.

La Cultura de Paz constituye el esfuerzo de los organismos internacionales, especialmente de UNESCO, durante más de cincuenta años, buscando dar cumplimiento a su mandato; y respaldada, en todos los ámbitos sociales, por un conjunto de experiencias, investigaciones, acciones e instrumentos legales que requieren ser articulados desde una visión  integradora, con la participación responsable y coordinada de todos los integrantes de la comunidad educativa y de todas las instituciones escolares.

El Derecho Educativo -en el sentido más amplio del término derecho + educación- es el principal instrumento para la construcción de la Cultura de Paz, mediante la concreción de normas de convivencia en cada Comunidad Educativa basadas en elementos fundamentales como: el diálogo, la tolerancia, la solidaridad, el respeto de los derechos humanos y la lucha permanente por la justicia.  Implementada mediante un plan diario de formación, aprendizaje y  práctica.

La nueva visión del Derecho Educativo constituye, como factor de evolución, la base esencial de la Cultura de Paz y uno de los pilares sobre los que se fundamentará cualquier proyecto de legitimación del derecho y sus instituciones en el futuro; para afrontar con éxito los procesos constantes de cambio de nuestras sociedades.

Como resultado de esta visión del Derecho Educativo se facilitará la adquisición y construcción, durante toda la vida, de normas basadas en valores, actitudes y conocimientos fundados en el respeto de los derechos humanos; se asegurará las normas de convivencia en entornos caracterizados por la pluralidad y la diversidad cultural; se aprenderá a convivir de manera pacífica con los conflictos y se evitará la violencia.

miércoles, 7 de febrero de 2018