Follow by Email

Páginas vistas en total

LA CREACIÓN DE LA RED INTERNACIONAL

En 2018 CONGRESO INTERNACIONAL DE INVESTIGACIÓN EN DERECHO EDUCATIVO EN BRASIL



lunes, 12 de marzo de 2018

UN APORTE PARA CAMBIAR LA EDUCACIÓN


La educación de hoy necesita un cambio profundo, nuestros niños deben recibir otro horizonte distinto al que le da la escuela en la actualidad.

El Derecho Educativo ha incorporado como ciencia auxiliar a la Antropología Jurídica Educativa, entendiendo que en la investigación de los pueblos originarios de América está la repuesta que necesitamos para la construcción de un nuevo paradigma educativo.
                
Ya expresamos en documentos anteriores que la invasión y sometimiento que sufrieron por parte de los europeos nuestros pueblos originarios, arrasaron con su filosofía, creencias y educación.
                
Las creencias europeas  fueron impuestas violentamente por la conquista y colonización, barriendo las ideas, la filosofía y el pensamiento indígena, por medio de leyes y educación –Derecho Educativo- de los pueblos originarios

Utilizaron la imposición de sistemas, políticos, jurídicos y educativos para someter la resistencia de nuestros pueblos indígenas de América.

Por ello la importancia del Derecho Educativo como herramienta de transformación de la educación actual en la escuela y por ende en la sociedad.

Nosotros partimos de que la educación actual transmite a nuestros niños un sistema de creencias equivocado y antepuesto al pensamiento que tenían nuestros pueblos originarios, que nos lleva a una sociedad individualista, materialista, consumista, sin respeto por el ser humano ni la naturaleza.

Los europeos trajeron e impusieron la “razón” y sostenían que los conocimientos verdaderos y validos no procedían de los sentidos sino de la “razón”. Creían, y así lo impusieron por la enseñanza, que la ciencia era manifestación de una sola sabiduría humana, porque la “razón” es única.

Todavía hoy se confronta y discute buscando tener la “razón”.

La “razón” es tan solo un sistema de creencias; cuando estas dejan de creerse, colapsa.

Nuestra enseñanza en las escuelas y nuestras normas siguen incorporando en nuestros niños que el “deber ser” es más importante que el “ser uno”.

Seguimos enseñando; especialmente por los medios de comunicación; el mundo de las apariencias, nos olvidamos que somos seres humanos y nos convertimos en consumidores irracionales.

El abrazar la corrupción como forma de poder y la doble moral nos fue impuesta por nuestra educación.

En próximos textos, seguiremos ejemplificando conceptos que fueron y son transmitidos e impuestos por la educación y solo mediante la educación podremos cambiar las creencias y transformar nuestra sociedad.

El Derecho Educativo entiende que en la actualidad estamos viviendo un cambio de paradigma, y por eso tiene que ser el instrumento idóneo para ayudar el momento de iluminación colectiva.



lunes, 5 de marzo de 2018

LA EDUCACIÓN Y LAS CREENCIAS


En la primera infancia, se desarrolla un proceso en el cual los niños incorporan frases, ideas y creencias que provienen de los padres, de la escuela y de la sociedad.
                
Ese ser libre que somos, nuestro libre albedrío, se ve tutoreado, dirigido, ordenado por otros seres humanos que nos trasmiten su forma de sentir, pensar y hacer.
                
Esa sumatoria de ideas y conceptos van a ir constituyendo nuestras creencias, a partir de las cuales iremos construyendo nuestras vidas.
               
Nuestras creencias van a ir definiendo, el lente con el que vamos a observar y percibir el mundo que nos rodea.
                
La escuela debe trabajar con nuestro “Ser” y enseñar a los alumnos a revisar esas creencias incorporadas a su vida y no contribuir a incorporar nuevas creencias.
                
Si revisamos esas creencias, iremos sintiendo que son muchísimas las ideas que tenemos gravadas y que no tienen nada que ver con lo que en realidad sentimos.
                
Es cada vez más difícil ser docente, porque hay que estar muy capacitado para transitar el escabroso camino que va entre educar y el generar las condiciones para el nacimiento de un “Ser” libre e individual.
               
Una regla que debemos superar es sostener que la cultura se va transmitiendo de generación en generación.
               
La escuela y los padres quieren que los niños compartan los valores esenciales con lo que fuimos criados y formados nosotros. Pero puede haber valores que sean apreciados de diferente manera por nuestros niños.
                
Si educamos en el libre albedrío y no con los métodos de la escuela “Prusiana”, no debemos imponer a nuestros educandos, ideas, dogmas y creencias que nos fueron impuestos en el pasado.
                
En la escuela de hoy, el docente debe estar preparado para ayudar a los niños a revisar sus creencias con mucha apertura, con mucho amor y de esa forma enseñar a vivir mejor.
                
El docente debe estar preparado para acompañar a los niños a descubrir y darse cuenta en qué medida actuamos basados en satisfacer necesidades y valores que nos fueron impuestos en beneficios de terceros (Ej. Tener, retener y acumular bienes materiales, el consumismo etc.).
                
La escuela tiene que dejar de ser un instrumento que sirva como herramienta para transmitir creencias basadas en necesidades y valores con lo que no coincidimos, porque no sirven ni ayudan al bien común y sirven solamente para apetencias individuales o sectoriales.
                
La educación debe servir para crecer y evolucionar consciencialmente, esto implica advertir cuales son nuestras creencias, revisando y corrigiendo aquellas que nos complican y no nos ayudan a vivir en comunidad.
                
El Derecho Educativo debe acompañar a la escuela a plantearse en qué medida está sirviendo hoy, para sostener intereses individuales o corporativos en perjuicio de la comunidad.